Las cuerdas del alma humana

(Publicado en Tertulias el 26 de junio, 2007)

PZUno siempre busca excusas para desempolvar la maleta. En este caso, desempolvar una larga plática con Ramón Mejía que realizamos en agosto de 2006. Aunque a ratos despistado (quizás un gen de los Mejía, bromeamos), Perrozompopo se muestra firme en sus convicciones y al platicar a fondo con él puede causar un impacto curioso: se le respeta o cae mal. La entrevista fue hecha para el reportaje principal del cancionero El Internacional de ese mes, en donde se publicó una versión más breve de la que ponemos a continuación. Disfrútenla. Fotos: Sonia Meynard y Ulises Juárez Polanco.

*     *     *

El alma humana es un instrumento de muchas cuerdas y un buen músico las sabe hacer vibrar. Cuando escuchamos cantar a Ramón Mejía, mejor conocido como Perrozompopo en el escenario musical urbano nicaragüense, estamos ante uno de esos músicos. Miles de copias vendidas de su disco “Romper el silencio” a nivel nacional y conciertos constantemente a reventar, son sus mejores credenciales.

El perrozompopo es una especie de lagartija albina. Es un nombre que, según Ramón Mejía, resume varias cosas nicaragüenses: elementos urbanos, lo joven, el tema social que es una buena parte de mi trabajo, de mis canciones. Es resumir en ese animalito lo que es la nicaragüanidad vista desde su trabajo. Sencillo, en confianza, platicamos con Perrozompopo en su casa en Managua. Esto fue lo que nos dijo.

LAS PRIMERAS ANDANZAS DE PERROZOMPOPO

Ramón, cantás desde tus 16 años cuando con tus primos hicistes aquella banda de rock llamada Simetra. Después tocastes un tiempo solo y para 1996 se unieron y formaron Perrozompopo. Ya van 10 de este Proyecto… ¿Qué y quién es Perrozompopo?

Primero Perrozompopo es un proyecto no sólo de música, sino talvez más idealista. Es un proyecto que tiene que ver primero con la nicaragüinidad joven, con el sentirse identificado a través de la música, como nicaragüense  yo. Perrozompopo es hacer música con contenido, que hable sobre nuestra historia, sobre las cosas que suceden en nuestro país, sobre nuestros problemas y que reafirme todos esos valores que hemos venido perdiendo en el transcurso de los años por distintas razones: todo el tema de la política, de la economía, de la sociedad, de la globalización. Perrozompopo es un concepto de varias cosas.

Musicalmente, ¿los orígenes?

Los orígenes son muchos. Primero mi familia y luego toda la música a la que yo he tenido acceso: toda la trova latinoamericana, la trova cubana, música de cantautores de España. De muchos lados, muchas influencias.

Hablanos de los Bandoleros.

Los Bandoleros, además de los músicos, son las personas que hasta ahora me han ido apoyando en mi trabajo, ha costado conseguir gente interesante. Ha costado mucho. Gente que le interese el trabajo y que vaya más allá de esta razón única de ser músico. Muchos músicos se sienten al margen de lo que es Perrozompopo porque evidentemente yo soy el que decide la mayoría de las cosas.

Además de Augusto Mejía (primo de Ramón), ¿quiénes más han sido constantes en los Bandoleros?

Hasta ahora toda la gente es nueva, el más viejo hasta ahora es Augusto. Edgar es relativamente nuevo, Osmancito es relativamente nuevo, Fabi es nuevísimo, pero de hace dos meses, y Momotombo es casi un año.
           
¿Tus influencias musicales nacionales?

Toda mi familia, creo que más mi familia. Después todos estos autores que yo conocí cuando era chavalito como Guardabarranco, Salvador Bustos, Engel Ortega, la Norma Elena, Danilo Norori, Mario Montenegro.

¿Y de afuera?

Como te decía antes, toda la música española, de Brasil, como los grandes: Chico Buarque, Caetano Velosso, Gilberto Gil, Marisa Monte, Maria Bethânia, Lenine, Ernesto Pascual. Mucha gente, mucha.

PZPZ
 

CLARA, CECILIA, LOS GRUPOS DE ROCK Y LA MÚSICA DE CANTAUTOR

Te vimos en el concierto de Clara Grün, ¿qué opinás del auge que han tenido ciertos cantautores jóvenes, como Clara Grün, Cecilia Ferrer y grupos de rock, ya que hace años no se miraba tanta diversidad de nueva música nacional?

En particular, Clara me gusta mucho. Creo que es una muchacha que para ser joven y para ser su primer trabajo, a pesar que ella lo ha venido trabajando hace mucho tiempo, yo creo que su primera exposición es muy interesante, porque es música que se siente fresca, canciones que son bastantes nuevas, música que no es que cuando uno va madurando ya no son canciones del corazón, sino más pensadas, a veces más fáciles de digerir; por eso es que dicen que los artistas a veces tienen un cambio en relación al principio, pero es un cambio normal. La música de Clara todavía es música bastante simple desde lo profundo.

¿Y Cecilia Ferrer?

Cecilia como exposición es muy buena. Creo que lo que está haciendo son cosas que yo ya he escuchado. No quiero decir que es mala, es muy buena. Como yo la vi en Arribas, me dejó alucinando. Yo nunca la había visto así. Pero ella viene de una escuela que yo creo que tiene muchos vicios.

¿Cómo cuáles?

Por ejemplo la forma de hablar con el público. Ella viene de una escuela de un tipo de comunicación que, para mí, esto lo digo como Perrozompopo, a mí no me gusta.

¿Macolla?

Sí, no me gusta. Es como muy de show.

¿Comercial?

No, no… Muy de “ehhh, una bulla” y ese tipo de cosas que para mí, como yo vengo de otra escuela, yo vengo de la onda de los cantautores y que se dicen las cosas mucho más pensadas, mucho más distinto. Pero, creo que la exposición de su trabajo, y lo que yo vi, me parece realmente muy muy bueno.

¿Seguís catalogando tu música de cantautor, es decir, que cuenta algo?

Sí.

¿Por qué?

Porque mi música es testimonial, y los cantautores tenemos una línea de hacer música y una forma de hacer música que está basada en el testimonio, que está basada en una lírica bastante poética y que es bastante distinto a lo que se puede catalogar como pop, aunque dentro del pop hay muchos canta-autores, es decir, Sting es cantautor. Pero el término de cantautor es una cosa que yo no sé si existe en otros lugares ese movimiento que en Latinoamérica sí ha existido. En Latinoamérica Caetano es un cantautor, Humberto Lijas es un cantautor, Maria Bethânia es una cantautora, porque es gente que sale con su guitarra, aparte de tener una banda, y tiene una manera de hacer y representar una música distinta.

¿Tu interés es más hacia lo socio-político o hacia lo comercial? La crítica es que muchos cantautores y grupos piensan haber encontrado una fórmula mágica al hacer música de protesta, que es lo que quieren los jóvenes.

Yo siempre hago la música para Perrozompopo, yo no hago la música para la gente, yo no me expongo a eso. ¿Ha gustado? Gracias a Dios que ha gustado, sé que es complicado y es difícil no sólo para los cantautores, para mucha gente que hace música, pensada para que guste de más y no pega. Entonces, yo no he descubierto ninguna fórmula porque yo me apoyo en todo lo que se ha hecho hace muchos años que es todo el movimiento de la trova cubana, de la trova latinoamericana o de los cantautores latinoamericanos. Mi trabajo yo lo baso desde lo que han hecho mis tíos, desde esa construcción de la música nicaragüense.

¿Sos heredero de ellos?

Sí, claro que sí.

PZPZ
 

CONTAR ALGO, SIEMPRE CONTAR ALGO… Y ACTUAR

Me llamó mucho la atención que en una entrevista de Natalia Hernández, vos le dijistes que cuando trabajastes de corresponsal de cadenas extranjeras, ibas al basurero, hacías la noticia, la grababas, la vendías y quedabas con el billete y sentías que no cambiabas nada…

Bueno, yo no era corresponsal, yo era asistente. Asistente de cámara.

¿Sentís que ahora estás cambiando algo con tu música?

Lo que pasa es que el cambiar las cosas no es la fórmula que se busca, para mí la fórmula que yo busco es exponer mi opinión y yo en ese trabajo no exponía mi opinión, yo realizaba un trabajo nada más.

¿Música como arma de pensamiento?

Sí, pero no creamos que la música va a cambiar el mundo, eso es mentira. La música es una herramienta importante, es una herramienta necesaria y fundamental no sólo para contribuir a que la gente piense un poco distinto, si no que yo hago mi música para contribuir al desarrollo de la música nicaragüense. Somos un país que estamos en unos niveles de pobreza donde ya la cultura se está volviendo pobre también. Yo no voy a cambiar al mundo.

Pero tu caso por lo menos, has sido parte de grupos de apoyo de afectados del Nemagón, grupos para concienciar temas del TLC y ahora sos parte de la campaña de “Romper el Silencio”, ¿creés que va a rendir frutos? ¿O está rindiendo frutos?

Mirá, ese es un tema complicadísimo complicadísimo de analizar. Yo hablo a veces con amigos sobre todo lo que debe hacer un trabajo político, social o ideológico, creo que todos estamos envueltos en el mismo mecanismo. Yo creo que dentro de ese mecanismo nosotros debemos de permanecer y tratar de cambiar las cosas, hay otra gente que es más radical y dice “hay que estar fuera de eso, y no colaborar con todas esas cosas”.

¿Y dedicarte únicamente al arte?

No sólo al arte, sino, mostrar tu arte sabiendo bien de dónde vienen los recursos, mostrar tu arte trabajando directamente con la gente que tiene menos acceso. Es una manera muy difícil de trabajar, y yo no puedo. Hablar sobre diferentes campañas que van a tener repercusión, esperemos que sí, pero yo siempre pienso que ya en Nicaragua por lo menos la gente que tiene acceso a esos conciertos, a mi música, que tiene acceso a comprar los discos y de ir a los lugares de los conciertos en donde yo toco, a pesar que cuesten 30 pesos o cuesten 100 córdobas, toda esa gente tiene ya suficiente información como para que le cambien el zip en la cabeza…

…pero puede ser un último empujón hacia el cambio…

Bueno, hombré, yo confío en eso. Yo soy un grano más que está en el arenal. No puedo afirmar que mi trabajo es la piedra que va a desencadenar todo el cambio.

¿Cómo va la campaña de Rompé el Silencio, que lleva un tema tuyo como tema principal y donde sos una de las imágenes principales?

Eso un tema importante, hay gente que cree que no, yo creo que sí. Creo que es necesario que los jóvenes nos hagamos cargo de este país, por lo menos en el voto. ¿Realmente los partidos que hay van a cambiar la situación? Yo creo que no. Ninguno. Es muy difícil. Somos un país pequeñito, un país pobre, un país que económicamente no tiene ninguna repercusión a nivel de mercado, un país que a nivel de política mundial o política internacional no tiene ningún poder como los del Primer Mundo, como los poderosos. Yo creo que los partidos que hay o los candidatos y las fórmulas que existen en estos momentos difícilmente van a poder darle una vuelta al mundo.

Yo confío y yo creo que hay que trabajar a las fórmulas desde dentro. Hay que trabajarlas. Si nosotros no vamos a votar y no participamos de las elecciones es como que estamos dejando en manos de cualquiera el poder político.

PZPZ
 

PERDER EL MIEDO

Hablabas de que el joven tiene que apropiarse de su futuro, de su destino. En una de tus canciones, te preguntás “¿Será que voy a perder el miedo?”. ¿Creés que los jóvenes lleguemos a perder ese miedo pronto?

Es difícil, es difícil quitarse ese miedo de encima.

Te noto un poco pesimista.

Es que yo ya tengo ratos de andar en esto.

¿Un optimista bien informado?

Yo creo que sí. Es decir, yo de mi lado no tengo ningún problema. Yo no tengo miedo a nada, en lo que se refiere a mi carrera. Yo puedo seguir tocando, voy a tocar aquí y en cualquier parte del mundo. Yo no tengo jefe, no trabajo para ninguna institución, no le debo nada a nadie, ¿me entendés lo que te digo?

Pero una persona, que tiene una carrera, por ejemplo, un ingeniero, un periodista mismo, ¿dónde va a trabajar si quiere dar realmente su opinión? ¿En qué medio va a dar su opinión?

Generalmente tienden a silenciarse a sí mismos…

¡Claro! Y así le pasa a todo el mundo. Así les pasa a los jóvenes que empiezan a hacer pasantías en un banco, o a cualquier empresario, o a cualquier ingeniero, o a cualquier médico. En todos estos trabajos que están fuera del arte es difícil mantener la cordura. Es más, cuando hacés arte es difícil mantener la cordura.

¿Qué hacés vos para mantener esa cordura? La crítica que recibís, ¿qué hacés con ella?

Yo me preocupo nada más de hacer música y de hacer una música que para mí sea interesante y pueda lograr cantarla y trasmitir todo lo que dice esa canción. Y estoy claro y confío en ese trabajo, y tengo que estar seguro que puedo lograr eso. ¿Para qué? ¡Para poder trabajar en cualquier lado! Sinceramente, ¿no?, y que nadie venga a decirme “Mirá, vos cantás bonito y te queremos filmar, pero vamos a cambiar de música”…

¿No han intentado hacer eso?

Todavía no, ojalá que no caiga. Y ojalá que el día que caiga, me permitan hacer lo que yo quiero.

PZPZPZ
 

NO HE CAMBIADO

Se te ha señalado que vos obtenés beneficios por tu apellido, yo creo que más que beneficios, son más responsabilidades. ¿Cómo asumís esas responsabilidades?

Yo asumo todo lo que diga la gente, ése es mi mayor problema. Yo asumo y para mí es importante lo que diga la gente, muchísimo. Si la gente cree que mis créditos son por mi apellido, está bien, ¿no? No tengo ningún problema, no voy a agarrar lucha por eso.

De aquellos tiempos que guitarreabas en la Colinita, que ibas de bar en bar, ¿cómo ha cambiado Ramón Mejía, y cómo ha evolucionado su música?

Muy poco. Yo creo que la gente ve los cambios pero cree que son cambios de actitud, o cambios porque uno ya tiene un nombre. Los cambios que yo he visto en mí son cambios que me ha dado la experiencia, es decir, yo antes tocaba en cualquier lado y no me importaba, con mal sonido, con malas condiciones, a precios bajos, y la gente ni siquiera escuchaba. Ahora me doy cuenta y la experiencia me ha enseñado en tener un buen sonido, en darle al público un buen lugar para escuchar un buen concierto, si vos madurás tus canciones y le ponés el valor a tu trabajo, las cosas van a cambiar, la forma de ver la vida va a cambiar.

Y en cierta forma, el público te retribuye yendo, porque ahora llena los conciertos…

Sí mucha gente que sí, otras no. La gente que no está conforme con mi trabajo creo que es la minoría, o la que critica mucho, que critica con saña mi trabajo, son pocos pero sí le tomo mucha importancia.

Hace poco te dieron un premio de cantautor joven de música testimonial. ¿Qué otros reconocimientos has obtenido, además de los llenos de los conciertos?

Creo que ninguno, he estado en radios, por ejemplo en la Juvenil, como 3 semanas en primer lugar y eso es un reconocimiento, en la Radio Futura los temas han estado en primer lugar, no sé cuánto tiempo y ese fue otro reconocimiento, el reconocimiento de mi familia, el reconocimiento de la gente cuando va a ver Perrozompopo y se siente gratificada, yo creo que eso es lo más importante.

PZPZPZ
 

IR CONTRACORRIENTE CON LA MÚSICA COMO IDEOLOGÍA

¿Sos un contestatario, reaccionario, moralista u utopista?

Yo creo que en muchas cosas soy de todo, yo creo que la moral depende mucho cómo uno defina qué es tener moral y qué tipo de moral tenés. Para muchas personas seré uno de esos de la mala vida, para otras  estar en lo correcto. Por mí, estoy en lo correcto. ¿Soy reaccionario? Yo creo que sí, ¿no? Voy contracorriente. ¿Revolucionario? No sé. Cada vez menos soy de alguna ideología. Yo ahora estoy tratando de basar mi filosofía y mi manera de ver las cosas en lo justo, yo mido lo justo.

¿Podés decir que la música es tu ideología?

Sí, es una manera de pensar, una manera de idealizar tu mundo.

¿Tu música de protesta es contra la política en general o contra qué específicamente?

Contra la injusticia.

¿Contra la clase política?

Contra la clase política ya sea de izquierda, de derecha, contra los religiosos, con estos ortodoxos, contra la gente, contra la sociedad. Contra aquello con que yo no esté de acuerdo, y que afecta a mí y al prójimo.

En específico, ¿qué opinás de la política criolla?

Yo creo que estamos muy mal, nosotros vivimos un proceso siempre de empoderamiento sin tener conciencia “de”, siempre. Nuestra cultura es eso. Siempre adquirimos el poder, derrocamos, y adquirimos el poder sin tener conciencia real de lo que derrocamos, y no somos capaces de construir porque el vicio del poder nos corroe y nos sobrepasa, entonces nos volvemos poderosos y peor, poderosos con esas inconciencias.

¿Y qué opinás de la política ahora que hay un Mejía dentro de ella?

Es complicado decirte eso, porque de alguna forma mi familia siempre ha estado en la política. Lo de mi tío Carlos no es nuevo, es más, creo que mi familia ha hecho mucho más desde la cultura que lo que pueda hacer desde el gobierno. ¿Por qué? Por lo que te decía antes, porque mis tíos no tenían jefe, ni le debían nada a nadie, fueron partícipes de un proceso de revolución, una cuestión de ideales. Pero al mismo tiempo estaban reconstruyendo todo lo que era la música nicaragüense. Para mí, son de las pocas personas, aparte de los grandes del folclor nicaragüenses, del son nica, que han construido y que son parte de lo que es el gran edificio de la música Nicaragüense. Ahí sí creo que van a lograr cosas.

Pero en la política, no es que no sea optimista, pero es que la política es bastante sucia, la política tiene demasiados lobos alrededor para que te permita hacer un cambio real y profundo.

¿CON SANGRE DE HERMANOS?

Tu primo Augusto y vos, más marcadamente él que vos, han publicitado un término bien curioso: lo “ticaragüense”. Yo recuerdo el concierto de Café Presto en Zona Zero, vos bajastes la guitarra porque estaban gritando insultos contra Costa Rica y pedistes respeto. ¿Cómo ves este conflicto? ¿Esta relación de hermanos-vecino?

Mirá en Nicaragua nosotros somos las víctimas, Costa Rica son los victimarios. Analizar eso es muy jodido, no es fácil de entender. Lo que sí puedo decir es que en Costa Rica hay mucha gente, muchos organismos que están trabajando, para mejorar ese tipo de relaciones y en Nicaragua no hay información de eso. ¿Cómo mantenés vos a la gente subyugada? Sin información y sin educación. Es la fórmula más efectiva. Además de la represión.

…y de casos esporádicos como el del Natividad Canda, que acentuó todavía más el problema…

Claro, pero eso es por falta de información. Eso es una situación, pero fue un nica. Oíme, ¿cuántos nicas no se mueren diario aquí, o en otros países? En España hay un tráfico de jóvenes nicaragüenses que llegan a trabajar allá, ¿y quién dice algo sobre España? ¿Quién dice algo sobre Estados Unidos?

Porque no está ese conflicto…

No, porque no tienen información, no hay ese conflicto que han creado los políticos. Es decir, ahora hay todo un rollo con el Río San Juan, pero hay rollos en otros lados dentro de Nicaragua también, hay otros Ríos importantes en Nicaragua. Y la gente no reacciona ante nadie. Que reaccionemos así, como reaccionamos contra los costarricenses, reaccionemos contra el gobierno

Tu música en Costa Rica…

Mi música en Costa Rica ha sido un éxito, por suerte, gracias a los santos.

De hecho Natalia encontró un dato interesante, la mayoría de las páginas en internet que tienen datos tuyos, son ticas. Más ticas que nicaragüenses.

¿Ah sí? En Costa Rica ha tenido mucha repercusión a mi trabajo porque creo que se sintieron identificados con la realidad. Aquí tenemos éxito no porque seamos buenos ni porque seamos lo mejor del mundo, nosotros tenemos nuestras limitaciones como cualquier músicos que ninguno de nosotros fuimos a la escuela de música, hacemos música con las uñas y con lo que podemos y con lo que logramos aprender. La gente cree que somos los reyes y que nos la creemos, nooo, nos cuesta muchísimo hacer lo que hacemos.

¿Creación artesanal por llamarlo así?

Sí, y cuesta mucho hacerlo.
 

ANÉCDOTAS DE VIAJE

Y esta música artesanal, ¿a dónde ha viajado? Entiendo que ha ido a Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Bélgica, Austria, España.

Sí, estuvimos en todos esos lugares.

¿Se nos escapa alguno?

Dinamarca, hace mil años fue a El Salvador y Ecuador.

Y en esta gira, ¿cómo ha sido la experiencia en particular?

Bien, en todos estos lugares han sido muy positiva. En todos los lugares a la gente le ha gustado mucho nuestra música.

¿Rescatarías alguna anécdota en específico de uno de estos viajes? ¿Como la más graciosa o la más preocupante?

En Austria, estábamos en un concierto y yo felicité a la gente por la victoria de un partido de fútbol y no eran los austriacos los que estaban jugando, eran los alemanes, ¡imaginate vos! ¡Peor todavía! Por suerte no entendieron porque lo dije en español.

PZPZ
 

SOY UNA PERSONA NORMAL

Sobre vos, ¿qué curiosidades podés contarnos?

¿Curiosidades tipo qué?

Te gusta dormir en el piso, comés tierra, caminás para atrás de vez en cuando…

No sé, fijáte.

¿Sos bastante normal?

Sí…

Qué aburrido.

Bueno, funciono de noche. Yo empiezo a funcionar a partir de las 11 de la noche. Y duermo por la mañana…
 

EL PRÓXIMO DISCO

¿El próximo disco pega más lo romántico o se mantiene el enfoque social?

No, es totalmente en el enfoque social. Igual van a venir canciones de amor.

¿Es el disco Mujer del Centro y del Río?

Mujeres del Centro y del Río.

¿Cómo va este proyecto?

Bien. Dentro de 2 semanas viene el productor Bernardo Quezada, que juntos vamos a hacer la producción del disco, vamos a grabar aquí la pre producción en la computadora, ver todos los temas, ver letras, ver cómo vamos a ordenar, a acompañar, como “sal, pimienta, tomate, cebolla”. Y después en octubre me voy a Costa Rica a grabar, creo que vamos a grabar alguna gente de aquí. Todavía no sé porque no tengo mucho dinero, pero sí va a ser un disco interesante, un disco mucho más maduro, va a estar bastante violento en términos de las cosas que se dicen.

¿Qué más hay en el futuro para Perrozompopo?

¡Ah! En mi futuro hay un proyecto que no te lo puedo contar, porque se me pueden robar la idea. Es una cosa muy muy muy interesante.

¿Sobre qué es?

Sobre música nicaragüense.

PZ
 

CON EL SABLE POR FUERA Y NO ME DETENGO

¿Algún mensaje final para los jóvenes?

Que dejemos de criticar más a los músicos y a los artistas que estamos comenzando a hacer carrera, que se dediquen a apoyar, que mientras más apoyo recibamos del público, va a ser mucho más fácil hacer las cosas. Creo que tenemos muchas dificultades en términos de apoyo y después la gente empieza a criticar estupideces que no tienen ningún sentido. Y uno como es sensible: pueden haber 4 mil personas diciéndote “¡Bróder, sos el mejor!”, pero viene UNO y te dice “¡Sos un imbécil!” y se te cae el mundo y de eso la gente no se entera.

La gente cree que no nos importa, a mí sí me importa y muchísimo, entonces por eso el porqué de mis canciones de crítica y en sí de la gente: aquí estamos, y digan lo que digan yo voy con el sable por fuera y no me detengo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

volver arriba

© Ulises Juárez Polanco v4 | JP, MD, y UJP | 1,176,863 visitas desde 21/09/2011
Se permite la reproducción de los textos citando la fuente y notificando al autor.