«Quise encontrar mi propia metáfora»

(Publicado en Tertulias el 1 de diciembre, 2007)

Carlos Fonseca Grigsby

La poesía nicaragüense tiene nuevos motivos para celebrar. Esta semana, el poemario "Una oscuridad brillando en la claridad que la claridad no logra comprender" del poeta nicaragüense Carlos Fonseca (Managua, 1988) mereció el Premio a la Creación Joven de la Fundación Loewe, de España, dotado con 7.000 euros y su publicación en la Colección Visor de Poesía.

Este importante premio, institucionalizado desde 1987 por Fundación Loewe, es parte del Premio Internacional de Poesía, ambos con el objetivo de buscar la calidad en la creación poética en lengua castellana. Cuando el Premio Internacional de Poesía es cedido a un poeta mayor de 30 años, los organizadores otorgan el Premio a la Creación Joven al mejor poemario de un autor menor de treinta años.

Este año fueron fallados 1.081 poemarios (de un total de 33 países). El jurado, presidido por el director de la RAE, Víctor García de la Concha e integrado, entre otros, por Carlos Bousoño, Eduardo Lizalde y Luis Antonio de Villena, otorgó el XX Premio Internacional de Poesía a “Días de bosque”, del español Vicente Valero (1963) y, en la categoría de Creación Joven, al poeta nicaragüense Carlos Fonseca, quien con 18 años se ha convertido en el poeta más joven en recibir este galardón.

Fonseca, quien hasta hace poco residía en Managua, actualmente se encuentra en México junto a su padre. Cursa el primer semestre de la carrera de Filosofía en la Universidad Iberoamericana (UIA) de Ciudad de México, “porque, como una vez me dijo un amigo, la filosofía no se puede escribir en servilletas”.
 

Carlos, ¿qué significa para vos ganar el Premio a la Creación Joven y, además, ser el más joven en ganarlo?

Me es difícil explicitar su significado, pues tiene una importancia que me es extraña. Ser el más joven en ganarlo me complace mucho, en secundaria prefería la poesía en lugar de muchas clases que se me hacían aburridas; es decir, no fue en vano.

¿Cómo fue tu participación y qué papel tuvo Gioconda Belli en ésta?

Premio Internacional de Poesía Fundación LoeweNunca le di mucha importancia a los concursos. Leí varios autores ganadores de muchos concursos que nunca me sorprendieron ni creí que su obra ofrecía algo realmente valioso. Tengo amigos que alguna vez me alentaron a participar en alguno, pero siempre fui reacio a esta idea. Finalmente decidí entrar, casi a última hora, en este concurso y no me arrepiento de ello. Después de enviarlo al concurso se lo di a Gioconda Belli a leer para saber su opinión. En un inicio, ella me envió un correo con las bases del concurso diciéndome que participara en él, que actualmente era el más importante en España. Yo seguía reacio a la idea y me dijo que tenía que dar a conocer a mi poesía. Finalmente, sus palabras influenciaron mucho mi decisión de enviar el poemario y se las agradezco.

¿Viajarás a España a recibir el Premio?

Según tengo entendido, debo viajar en marzo a España para recibir el Premio.

¿Por qué titulaste tu poemario como “Una oscuridad brillando en la claridad que la claridad no logra comprender”?

Es una línea del Ulises de Joyce. Cuando había juntado los poemas que envié y tenía ya consolidado el conjunto como poemario, no sabía qué nombre darle. Andaba en búsqueda de un título tremebundo. Leyendo el Ulises, que me impactó sobremanera, me crucé con esa línea bellísima y me pareció perfecto.

¿Cuál es la temática?

Definirla me resulta difícil. Incluyen poemas de amor, poemas sobre la condición del poeta y poemas sobre la poesía misma. Los últimos son algo inusuales, y nunca había imaginado tal nivel de tensión poética hasta que los escribí.

¿Cómo definirías tu poesía?

Francamente, me resulta dificilísimo definirla. Y tampoco me agrada la idea (risas).

Tu poemario consta de 28 poemas escritos “de tres años para hoy”, ¿es representativo de tu poesía actual?

Ciertamente es representativo.

¿A quién o quiénes considerarías en estos momentos tus lecturas de cabecera?

Rubén Darío, Carlos Martínez Rivas y Joaquín Pasos fueron determinantes en lo nacional. Rimbaud es mucho más que una lectura; en secundaria leí mucha literatura anglosajona. El Ulises de Joyce extendió el horizonte que yo le había impuesto a las palabras.

Has dicho que heredaste “todos los cambios radicales que hicieron los vanguardistas. Tengo una visión diferente de la metáfora, hago uso inusual de ella”. ¿Cuál es ese uso inusual?

Diré que sobre todo después de vanguardia la poesía depende de la metáfora para poder respirar. Alguna vez pensé que después de la vanguardia el arte nunca se renovaría de igual forma; pero entonces si íbamos a renovar e innovar de alguna manera era desde la metáfora misma. Algunos la degradaron, como los exterioristas; otros, la ataviaron, la perfumaron y la maquillaron, como los neobarrocos. Hablo por lo menos de las lecturas inmediatas de mis contemporáneos. Entonces, yo quise encontrar mi propia metáfora, con su propio trueno y su propia arquitectura. Dije inusual en tanto que es propia, de mi carne, y no de otro; pero una explicación técnica no podría darte.

¿Qué opinás de la actual generación poética nicaragüense?

Siempre me ha gustado Eunice Shade y Jazmina Caballero, por ejemplo; Francisco Ruiz Udiel tiene varios poemas muy bien logrados y William Grigsby tiene un gran poema que promete muchísimo también. Pero asimismo hay poetas jóvenes pésimos, verdaderamente patéticos, que lo son por imitación a un autor anterior a ellos o simplemente porque como estamos en un siglo árido poéticamente, se busca desesperadamente formas nuevas, voces nuevas, que puedan representar nuestro tiempo y se cae en versos nauseabundos y en ridiculeces. Después de pasada la vanguardia, innovar es difícil. Eso está claro. Ahora bien, yo he conocido a dos jóvenes que son de mi edad o casi de mi edad en quienes he visto mucho talento y viven en la sombra. Tengo entendido que Hanzel Lacayo, así como José Adiak (Montoya), son más cercanos a esa generación que apenas está saliendo de la sombra, sin embargo curiosamente se agrupan con Jazmina Caballero o Eunice Shade que son realmente de otra. Pero creo firmemente que los representantes de la poesía nicaragüense nueva están hoy en la sombra.

Finalmente, después de ganar el Premio, ¿qué estás haciendo?

Terminando mi semestre de filosofía, aturdido en mis pensamientos sobre el porvenir y con muchas ansias de regresar a Nicaragua tan pronto sea posible.

Nota: Leer entrevista junto a dos poemas en Logo Nuevo Amanecer Cultural y un último poema aquí.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

volver arriba

© Ulises Juárez Polanco v4 | JP, MD, y UJP | 1,091,390 visitas desde 21/09/2011
Se permite la reproducción de los textos citando la fuente y notificando al autor.