Poesía: Festivales, Comandos y un diálogo necesario

(Publicado en Reseñando el 3 de marzo, 2008)

(Sobre el IV Festival Internacional de Poesía, el Comando Rigoberto López Pérez del Frente Nacional para la Liberación de la Poesía y actividades paralelas.)

Correo de Héctor Avellán

Este año varios escritores y poetas recibimos de Héctor Avellán una convocatoria a unirnos al Comando Rigoberto López Pérez del Frente Nacional para la Liberación de la Poesía. Héctor coordina los Sábados de Poesía en el Palacio Nacional, apoyado por el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC). Dada la dificultad de aceptar una invitación sin conocer los detalles, le consulté los pormenores, cuya respuesta fue un correo titulado “El FRENTE NACIONAL PARA LA LIBERACIÓN DE LA POESÍA, Comando Rigoberto López Pérez, Presenta EL PODER DEL SECRETO”, firmado por Héctor como Coordinador Programa de Literatura del INC.

Festival Internacional de Poesía de GranadaSería “una acción poética” durante el IV Festival Internacional de Poesía de Granada, “una intervención pública con 12 jóvenes poetas y escritores quienes leerán al oído sus poemas a los transeúntes que quieran escucharles”, para “liberar a la poesía del ruido en el que la envuelven” los invitados al Festival, donde “algunos suelen vociferar sus textos al público, ya que son públicos masivos también”. Esto me resultó confuso y contradictorio, pues Festival y Sábados de Poesía tienen metodologías similares. Además, encontré desatinado usar el nombre del heroico Comando Rigoberto López Pérez que se tomó el Palacio el 22 de agosto del 78. Preferí disfrutar de Granada como espectador.

El 15 de febrero, penúltimo día del Festival, END publicó la nota sobre el Carnaval Poético, “Sepultan pesimismo y tristeza”, donde se lee: “sin embargo, en medio del desfile, un grupo de muchachos del Comando ‘Rigoberto López Pérez’ realizó un plantón anti-poesía en protesta por la exclusión que supuestamente los organizadores del Festival han hecho a los poetas jóvenes”. La noticia me sorprendió: ese objetivo no fue el convocado, según la convocatoria de Héctor el objetivo era “devolverle la intimidad y la magia a la poesía”. No se mencionó protestar por la exclusión de poetas jóvenes, objetivo válido pero impreciso. Sí debe invitarse a más jóvenes, darles protagonismo y no relegarlos; lo anterior no implica exclusión. Cada año han participado entre 7 y 15 poetas jóvenes, incluso algunos han declinado la invitación. El propio Héctor ha sido invitado todas las ediciones. También hay micrófono abierto, y un Maratón Poético de jóvenes donde han participado poetas universitarios (p.e. UAM y UNAN-Managua).

Héctor comenta en su artículo Noticias de un atentado poético (END, 28/02/08) que “un grupo de poetas y escritores jóvenes apoyados por el INC intervino durante el carnaval poético que se desarrolló como parte del IV Festival Internacional de la Poesía de Granada, para reclamar más espacios para los poetas y escritores jóvenes”, alegando que “los espacios para promoción y publicaciones se encuentran concentrados en pocas personas que ya no necesitan más apoyo ni promoción”. ¿La protesta por mayores espacios de promoción fue dentro de espacio de promoción? ¿No debería ser la protesta contra las Instituciones Gubernamentales que hace años ignoran a nuestros artistas?

El Estado debe apoyar la cultura, en todas sus formas y organizaciones. Por ejemplo, el mismo Festival cumple con la Política Cultural del Gobierno actual, tanto el décimo lineamiento (relación Turismo-Cultura Nacional, p.14) como con la cuarta acción (promoción de programas de arte y cultura, p.19). Asimismo, es imperioso que, acorde a la Política mencionada, se materialice el Programa de Escritores y Autores Nicaragüenses prometido (p.24). Este apoyo estatal debe ser abierto y no sectario o partidario, tomando únicamente en cuenta el talento individual.

PapeletaEs importante reconocer que el Festival es una Fundación que parte de la sociedad civil, es decir, no la organiza el Estado, es más, este año –entiendo- faltó apoyo estatal significativo. El hecho que el Festival sea del sector privado no significa que la Poesía esté privatizada, como aludía la volante del Comando repartida durante el Carnaval Poético (que publicitaba apoyo noruego) y una manta con la cual desfilaron. Muchos jóvenes, incluyendo Héctor, hemos hecho nuestras propias actividades, sin que por ello privaticemos algo o terminemos reclamándonos a nosotros o en las presentaciones, recitales y actividades culturales por privatizar a la Poesía.

La mejor forma de criticar es construir puentes, unir extremos, solidarizar, proponer. La misión de la Poesía debe ser ésa y no disgregar esfuerzos. Si la idea de un Antifestival era unir a los jóvenes excluidos del Festival, se logró lo contrario. El año pasado el Antifestival fue uno sólo y, dentro del ambiente festivo, poetas (inclusive de mayor edad) que participaron en el Festival también lo hicieron en el Antifestival, demostrando que estas actividades pueden no ser antagónicas y nutrirse una de la otra. Este año, se disgregó el esfuerzo: las mujeres de La Franja también hicieron su propia actividad y hasta chocaron con el Comando.

SolidaridadHiere que los jóvenes reproduzcamos actitudes que hemos criticado de generaciones anteriores. Cabe preguntarse la capacidad de acercamiento y tolerancia de los organizadores de estos eventos, esperando que no se repitan los sucesos de este año. ¿Por qué no dedicar ese apoyo del INC, noruego, La Franja y de otros jóvenes a un Encuentro Nacional de Escritores y Poetas Jóvenes, por qué no, dentro del marco del próximo Festival? La lucha más cruenta es en nuestro interior e implica remover, con urgencia, la actitud nociva de criticar destruyendo sin proponer. Este artículo es un llamado sincero a recobrar la razón y abrir la puerta a un diálogo necesario.

03 de marzo de 2008.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

volver arriba

© Ulises Juárez Polanco v4 | JP, MD, y UJP | 1,176,863 visitas desde 21/09/2011
Se permite la reproducción de los textos citando la fuente y notificando al autor.